Del Oro negro al Oro dorado

Un siglo después Venezuela se encuentra otra vez sumida bajo el yugo de un gobierno autoritario, aunque las diferencias entre uno y otro sean sustanciales. El gomecismo tenía una característica fundamental, el control absoluto del territorio; de hecho, parte del éxito de Gómez fue la modernización de las Fuerzas Armadas y las importantes inversiones en infraestructura vial, estos dos elementos lograron que ante cualquier eventual levantamiento regional por parte de algún caudillo local el Estado era capaz de actuar de manera inmediata. Así, Gómez logró pacificar el territorio al mejor estilo de la pax romana, a sangre y fuego acabó con un siglo plagado de guerras civiles.

La Venezuela de hoy es muy distinta a la de hace un siglo, aunque en el papel se trata de un Estado autoritario, la realidad es que se está ante un Estado frágil, y una de las características que derivan de esa situación es la pérdida del control territorial. Siria y Sudán son dos ejemplos de Estados frágiles, los cuales, al igual que muchos otros en esa categoría, se enfrentan a territorios fracturados, en los que ciertas regiones son controladas por grupos específicos. Colombia, con un Estado un más solido que el venezolano, se enfrenta a también a esta presión, sin embargo, lejos de entregar el territorio lo que ha hecho el país vecino es tratar de controlarlo.

Al contexto anterior se debe añadir la importancia relativa que ha adquirido en Venezuela la economía ilegal, entre otras cosas vinculada al narcotráfico, la venta de gasolina, y la extracción de oro. Como es sabido, las bandas delictivas operan territorialmente, los famosos Carteles de Colombia y México son un ejemplo (en el segundo país llaman a las zonas que cada uno controla “Plazas”). Así, hay grupos que controlan el narcotráfico, otros que manejan el contrabando de gasolina (por cierto, con complicidades externas, sino como cruzan por la frontera con Colombia, por ejemplo), y están los que manejan la extracción del oro y otros minerales. Todas esas actividades no están centralizadas.

Si se toman en cuenta los dos elementos mencionados, la pérdida de control territorial y el surgimiento de grupos locales que controlan ciertos negocios ilegales, no es difícil imaginar que la “entrega de minas” sea una manera de comprar lealtades, respondiendo a presiones de los grupos que se encuentran sobre el terreno operando cada una de esas actividades. En este contexto los elementos de análisis basados en Derecho Constitucional, Macroeconomía, u otros provenientes de las Ciencias Sociales no lucen suficientes. Hay, al parecer, elementos adicionales que pudieran estar más asociados a una lógica proveniente de estructuras delictivas.

De ser acertado el análisis anterior, repartir las minas es una manera de evitar conflictos armados por el control territorial. De esta manera se estaría generando un equilibrio, en el que a cambio de cierta lealtad política se les entrega mayor poder económico a factores locales, pues es de esperar que las estructuras de poder político y económico (proveniente de actividades ilegales) que hacen vida en cada región tengan ciertos vínculos. En este punto es importante considerar que de acuerdo con datos publicados recientemente el tamaño de la economía ilegal en Venezuela ha alcanzado cifras multimillonarias, con la particularidad de no encontrarse concentrada en el Estado sino atomizada entre grupos.

En base al análisis hecho, en un siglo Venezuela estaría pasando de un esquema centralista cuyo sustento económico era el control de la renta petrolera, a un esquema territorial fracturado en el que el control de una fuente importante de recursos económicos está en manos de grupos político-económicos locales, con el agravante que gran parte de ese nuevo poder económico está vinculado a actividades ilegales. Las implicaciones de lo anterior son muchas, pero sin duda una de las de mayor gravedad es la del establecimiento de un riesgo latente de conflictos armados por control territorial, los cuales pudieran disfrazarse con banderas políticas, aunque al final sean por razones económicas.

Anuncios

Market Research Express

Market Research Express

By Diego Lombardi (diego.lombardi.boscan@gmail.com)

 

Introduction/Business Problem

Market Research is an area that requires an important effort to gather information for each client. On many occasions these clients want a “first vision” of their market. These requests are usually accompanied by a sense of urgency. In this sense, I have designed this application to be able to know the environment of any market in a few minutes, particularly elements of the geographical distribution of the premises, the average distance of the chosen point (indicating the degree of density), as well as a brief analysis of the predominant names (as a basis for future Branding).

To run this application, you only need to have Foursquare credentials, and the location you want to evaluate.

Data

It works with the data provided in Foursquare, specifically: name of the place, location (latitude and longitude), category, and distance of the selected point. After testing the application’s functionality, we take as an example the city of Calgary, specifically we take as reference the following address: ‘101 9 Ave SW, Calgary, AB T2P 1J9, Canada’. This is result is show below.

We established a radius of 700 meters, initially we work in radius of 2,500 meters and 1,500 meters. However, friends living in Calgary recommended us to reduce the radius as it is a small city, and with a certain commercial density. After connecting the application with Foursquare, and processing the data, this result was obtained, a dataframe of 100 venues and 53 categories.

Methodology

Once the data was obtained, the next step was to make a map with the identified locations. In this way it was expected to have a visual idea of how the premises are distributed in the selected area.

Folium was used for this phase, so you can have an initial map of the premises. Despite being an initial phase, observing the map has a first interesting result, it is the clear trend of the location of the premises to the left of the selected point.

From the methodological point of view, we worked with techniques to make a market analysis. First, we worked with distance, a variable that is used to measure the accessibility of the respective premises analyzed. In addition, the average distance of all the premises considered was taken, which was used as a measure of density; and, on the other hand, the distribution of these distances was analyzed, to know if they tended towards the selected point or if, on the contrary, they tended to move away.

The second regret with which we worked was with the names of the premises, when analyzing the names certain tendencies in the use of the words can be observed, which can give indications to evaluate if a specific name that is wanted to develop is in agreement with the environment or not. To do this analysis he worked with WordCloud.

Finally, the premises were segmented according to categories. Although Foursquare already generates certain categories, they were very broad for the analysis to be performed. In this sense they were reduced from 53 to 7, for this purpose a function was created to generate the corresponding classes.

Results

As noted in the previous section, the first aspect evaluated was distance. In this sense, the average distance of all the premises considered with respect to the selected point was estimated, being the same as 400 mts.

This result was complemented with a histogram showing the distribution of distances. If the histogram tends to the left it indicates that the distances must be close, if on the contrary it tends to the right it would be in the presence of a tendency to move away.

As can be seen in the graph, the tendency is towards the center, which suggests a homogeneous distribution and towards a central value. To deepen more on this aspect two additional exercises were done, the first one was to extend the radius. In this sense, the radius was extended to 2,000 meters and the following result was obtained.

As can be seen, the average distance did not increase significantly, reaching 571 meters. This aspect is corroborated in the following histogram, which shows a tendency towards the left, suggesting that the premises do tend towards the selected point.

In order to make a comparison, the city center of Edmonton was taken, it should be noted that this point was not due to any specific aspect and that it may not represent the point equivalent to that selected in Calgary. In the same way the analysis was done, and the following result was obtained.

As it is observed, in this case the tendency of the premises is to move away from the selected point. In fact, the average distance is quite close to the imposed limit of a radius of 700 meters.

The second aspect that was analyzed were the names of the premises, for that we worked with WordCloud. The objective of this analysis was to determine if there was any pattern in the names, so that it serves as a tool for the naming phase with respect to the Branding of any company that wants to install in the area, or that wants to improve its brand.

As you can see, there is a certain predominance of bars, cafes, and taverns. However, as will be seen later in the analysis by categories, restaurants have more diverse names and at least the word restaurant appears less. What seems clear is that the name “Calgary” predominates in the names of the selected premises.

The last aspect that was worked with was the segmentation of the premises into a smaller number of categories, going from 53 to 7. Being these: Restaurants, Café, Bar, Art, Fitness, Store. Below is the result of the number of premises according to the categories created.

In the selected area restaurants predominate, followed by bars. In this sense, this suggests that the selected area is suitable for locals to eat or share drinks. To deepen this aspect, a map of the area was made showing three categories: restaurants (blue), bars (green), and coffee (orange).

The graph shows that most restaurants and bars are near Avenue 9. Restaurants tend to be on Avenue 8, while bars on Avenue 10. Coffes are more scattered.

Discussion and Conclusion

As it has been shown in this project, by having a specific location it is possible to perform a general analysis of the commercial characteristics of the area. Specifically, you can show aspects such as the location of premises according to category, the distance from the selected point and if they tend to be close or, on the contrary, to move away. An analysis of the names of the premises was also made as a support tool for the branding of the business that you want to develop.

The main value of this tool is that it can be applied in any location, in a simple way, and with valuable results for any market study.

 

Joker

La violencia justificada como respuesta a una sociedad injusta, es el mensaje que al final Joker (2019) pareciera querer transmitir. Con una actuación que roza lo teatral, entre una risa que parece robarse minutos de más y un cuerpo que se debate entre los trastornos del pasado y la expresión artística transcurre casi toda la película. Arthur (Joaquin Phoenix) es una representación de los marginados de acuerdo con la visión del director Todd Phillips, pero es presentado como un hombre distinto a los demás, lo que hace que al final de cuentas tampoco sea uno de ellos y es rechazado por la sociedad en general, lo que conlleva que el planteamiento de fondo no debería ser el de pobres contra ricos, sino el del rechazo a lo distinto, algo más complejo y menos cliché.

La película intenta presentar el nacimiento de la Ciudad Gótica caótica de la mano del nacimiento del Joker, la transformación de Arthur es la transformación de la ciudad, una presión que se va acumulando hasta que explota. Este planteamiento pudiera ser interesante, pero al final las explosiones que se dan son distintas, mientras que la de la ciudad es caótica, la de Arthur es teatral y temerosa. Con la ciudad por un lado y el Joker por el otro, sin quererlo el segundo se convierte en un símbolo para los que se encuentran en las calles, pero de manera accidental, no como Bane en The Dark Night Rises (2012) quien utiliza la desigualdad social como herramienta para ganar seguidores en su lucha. Arthur es más un símbolo que un líder, y es un líder accidental.

Otro aspecto de Joker es que se ha asociado a Taxi Driver (1976), y ciertamente la ambientación de la ciudad en la primera es un homenaje muy bien logrado a la Nueva York de los 70’s y 80’s, esa que estaba marcada por la violencia y en la que se desarrolla la trama de la segunda. Sin embargo, más allá del desequilibrio psicológico de ambos personajes, Arthur y Travis Bickle (Robert De Niro), las motivaciones de ambos son distintas, mientras que Joker quiere vengarse de una sociedad que se burló de él, Travis desea “limpiarla”. En ese sentido, Taxi Driver pudiera ser más cercana a You were never really here (2017), en la que el personaje principal, interpretado por Joaquin Phoenix, es un antihéroe y su motivación es moral, no una venganza personal.

Por último, la historia como tal de Joker no tiene nada de especial. Es un hombre que quiere vengarse de la sociedad, este argumento está en la misma línea de Falling Down (1993), en la que William Foster (Michael Douglas) se revela contra la sociedad. Sin embargo, una diferencia importante entre ambas películas, y que hace que la de los noventa pueda ser más terrorífica que la segunda, es que el personaje principal era un hombre normal. Este hecho refleja de mejor manera ese riesgo latente en la sociedad en el que las presiones de la cotidianidad pueden transformar a un hombre aparentemente normal en un asesino. La transformación de Arthur no es la de un hombre normal, se trata de un niño maltratado que crece con trastornos, eso marca una distancia importante.

Joker ha recibido en general buenas críticas, particularmente la actuación de Phoenix, y sin duda es una buena película. Sin embargo, las expectativas sobre un nuevo hito en la cultura pop con respecto al personaje del Joker no han sido cubiertas, es imposible no seguir pensando y comparando el personaje logrado por Heath Ledger en The Dark Knight (2008), el cual a pesar de estar enmarcado en un estilo de película completamente distinto logra una fuerza y cercanía con el público que al parecer en esta ocasión no se logró. Joker es una buena película, con una excelente ambientación y una banda sonora muy bien lograda, con una actuación interesante, pero con una historia que no fue de la mano con la complejidad que podía desarrollarse entorno a un personaje como el Joker.

Romper el equilibrio, luego la transición

En Venezuela se viene hablando de transición desde hace más de una década. Hay quienes piensan que se está en pleno proceso de transición, cuyas características y posibles consecuencias no están claramente definidas pues se trata de un proceso en pleno desarrollo. Hay una perspectiva alternativa que sugiere que ya tuvo lugar una transición, en la que se ha consolidado una nueva élite y con un modelo con características propias. Lo segundo implica que se ha logrado un equilibrio en el sistema, que los vaivenes que se presentan son normales en éste, pero que realmente no lo amenazan. Sobre qué hacer en el caso de una transición se ha hablado, sobre lo segundo no tanto.

Pensar que en Venezuela ya tuvo lugar una transición es difícil, implica enterrar la esperanza de cambios profundos que contribuyan a transformar al país en un territorio que les brinde seguridad y oportunidades a sus habitantes. Es por ello por lo que tiene sentido seguir apostando y trabajando por un cambio, sin embargo, se debe hacer en base a diagnósticos realistas, en los que se consideren las capacidades reales, y en los que se fijen rutas claras, aunque difíciles. Un punto de partida es que en Venezuela no puede haber una salida inmediata, incluso cambiando quienes están en Miraflores, el proceso de recomposición del país, y por lo tanto de una transición real, será largo y tortuoso.

Hacer un diagnóstico adecuado implica enfrentarse a realidades. Una de ellas es que se puede estar peor, esto es una noción de sentido común pero que muchas veces se aparta por el temor que puede generar. Lo cierto es que Venezuela es ya un Estado frágil, y como tal se deben comprender los riesgos que esto implica, los cuales contemplan: migración masiva, incremento del sistema de represión, mayor conflictividad social, incluso pérdida de control territorial. Cada país tiene sus propias características y por lo tanto los elementos de un Estado frágil están presentes de manera particular en cada uno, pero hay un factor común entre todos estos Estados: la ausencia de Paz.

Al hacer un análisis del Índice de Fragilidad de los Estados (Fragile State Index – FSI) y el Índice de Paz Global (Global Peace Index – GPI) se observa que existe una clara relación entre ambos. Si bien no se puede establecer una relación de causalidad entre estos, está claro que en la medida que el Estado es más frágil los niveles de Paz disminuyen, o lo que es lo mismo se incrementan los niveles de violencia y conflictividad. A esto se debe agregar el elemento económico, en la medida que la población carece de oportunidades económicas la violencia tiende a incrementarse. Así pues, si bien Venezuela ya tiene altos niveles de violencia, todo indica que este aspecto pudiera agudizarse en el futuro próximo.

Mayor violencia no necesariamente implica desestabilización del sistema y por lo tanto un detonador para que tenga lugar una transición. La violencia puede ser parte intrínseca del sistema, en algunos casos esa violencia puede venir bajo la forma de una Estado represor, pero la misma también puede adquirir la forma de una violencia caótica y sostenida a lo largo del tiempo. De hecho, la violencia puede inhibir cualquier intento de cambio, puede contribuir a desarticular a la sociedad, que es al final de cuenta desde donde nace la fuerza para buscar una transición. Así, la violencia puede ser vista como parte del nuevo equilibrio logrado, en el que sus actores poco a poco se van institucionalizando.

Siempre puede haber un cambio, una pequeña chispa puede encender un bosque entero, sistemas aparentemente sólidos se han derrumbado. En Rusia y China se derrumbaron dos imperios, en ambos tuvo lugar una transición, sólo que fue hacia el Comunismo. En Europa el poder de la Iglesia se derrumbó y dio paso a la modernidad, y con ella los pueblos de América tuvieron la oportunidad de ser independientes. Ningún sistema es estático, la clave para lograr que se rompa el equilibrio y tenga lugar una transición está en encontrar los elementos claves que logren mover las piezas, en Venezuela ese elemento clave es la economía, específicamente el control de los recursos.

Regreso a casa

Venezuela se ha vuelto un país extraño incluso para quienes viven en él, en especial para aquellos que aún recuerdan un país en el que “éramos felices”. Hay quienes añoran regresar a aquellos tiempos, otros que esperan que el drama actual sirva para por fin cortar con el pasado tribal, y la gran mayoría que aspira un poco de normalidad. En todos estos casos de alguna manera se busca regresar a casa, volver a encontrar un lugar en cual sentirse seguro, con la posibilidad de visualizar un futuro. A pesar de esos deseos, las incógnitas son muchas, ¿cuánto más debe descender el país para por fin encontrar una ruta que lo lleve de nuevo a ese hogar?

Para responder a la interrogante anterior lo primero por hacer es ubicar en el mapa dónde nos encontramos. Ubicar al país en lo social, en lo político, en lo económico, pueden ser puntos de partida para contextualizar su situación actual, y hacerlo con respecto a otros países permite tener una mejor visión de la realidad. Un buen referente para abordar esta tarea puede ser el Fragile State Index (FSI), un índice que considera elementos económicos, sociales, políticos, demográficos, y otros más, para determinar la fragilidad de los Estados. Para comprender el valor de este enfoque se debe recordar que el Estado es en la modernidad un actor fundamental en la estabilidad y viabilidad de los países.

¿Cómo está Venezuela en el FSI? Ocupa el puesto 32 de 178, es decir que se encuentra entre el 20% superior de los Estados más frágiles del mundo. Se encuentra entre los 6 países que durante la última década se deterioraron con mayor rapidez, acompañado por Yemen, Siria, Libia, Mali, y Mozambique. Durante el último año Venezuela fue el país en el mundo que tuvo la mayor caída de acuerdo con este índice. Todo lo anterior indica que Venezuela transita la ruta hacia un mayor deterioro, o lo que es lo mismo que se está alejando de casa. Una vez reconocido esto habría que preguntarse qué hacer para corregir el rumbo, para al menos dejar de alejarse y, eventualmente, tomar el camino correcto.

De acuerdo con el FSI, los factores en lo que se ha evidenciado el mayor deterioro en Venezuela son: la economía, los servicios públicos, la legitimidad del Estado, la represión, la fractura de las élites, y, más recientemente, los refugiados. Todos los elementos mencionados se pueden agrupar en dos grandes categorías, economía y cohesión social. Al corregir el primero probablemente los servicios públicos mejoren y la migración forzada disminuya. El segundo elemento, la cohesión social, pasa fundamentalmente por un cambio de la naturaleza del Estado, que pase se ser un agente de conflicto a uno de integración.

¿Hay posibilidades de cambios reales desde el Estado en las condiciones actuales? Hay quienes piensan que sí, y quizás por ello insisten en diálogos; hay otros que asumen que desde adentro se puede cambiar dicha naturaleza, aunque la experiencia en los países comunistas de Europa del este demostró que eso no ocurre; luego están los que piensan que la única manera de cambiar la naturaleza actual del Estado es sacar de raíz a todos lo que lo conforman actualmente, directa o indirectamente como colaboradores. Cada posición esgrime sus argumentos, y quienes las defienden actúan en consecuencia. ¿Quién tiene la razón? Lamentablemente sólo el tiempo lo dirá, y de lo que algo carece hoy el venezolano es de tiempo.

En este contexto, en el que los venezolanos continúan alejándose de su casa, lo primero es evitar seguir avanzando por la ruta equivocada. Venezuela puede estar peor, hay 31 países que así lo muestran en el FSI, en los que en su mayoría hay conflictos armados que cobran miles de víctimas, sin mencionar los desplazados y las violaciones de DDHH. La clave es entonces evitar el conflicto armado, pero a la vez presionar al actor clave que puede romper el nudo en el que se encuentra atascado el país, el Estado. Las sanciones apuntan a eso, otros creen que es a través del diálogo, y unos pocos piensan que debe ser por medio de la intervención militar. Se quiere regresar a casa, donde no hay acuerdo es en la mejor ruta.

“Quemar las naves”

En el siglo III A.C. Alejandro Magno llegó a la costa Fenicia, luego de desembarcar con su ejército y conocer que el enemigo lo triplicaba en número, ordenó quemar todas sus embarcaciones. Mientras estas ardían “reunió a sus hombres y les dijo: Observad cómo se queman los barcos… Esa es la única razón por la que debemos vencer, ya que, si no ganamos, no podremos volver a nuestros hogares y ninguno de nosotros podrá reunirse con su familia nuevamente, ni podrá abandonar esta tierra que hoy despreciamos. Debemos salir victoriosos en esta batalla, ya que solo hay un camino de vuelta y es por el mar”. El pasaje anterior está recogido en el libro de Manuel Campuzano, “Alejandro Magno. La excelencia desde el liderazgo”, al cual se hace referencia en una artículo del Diario ABC de España.

La cita anterior culmina con la frase de Alejandro Magno: “Caballeros, cuando regresemos a casa lo haremos de la única forma posible, en los barcos de nuestros enemigos”. Esta expresión rememora los acontecimientos del año 49 A.C. en Roma, cuando Julio César regresaba exitoso de su campaña en las Galias, y al llegar al Rubicón, río que marcaba el punto en el que las leyes romanas prohibían a los generales cruzar con su ejército, decidió seguir avanzando. César sabía que aquel acto significaría la guerra civil, consciente de esto pronunció la frase “los dados están echados”, y cruzó. Al final la guerra civil tuvo lugar y César salió victorioso. Desde aquél entonces la expresión “cruzar el Rubicón” hace referencia a tomar una decisión de la que no hay vuelta atrás.

“Quemar las naves”, “cruzar el Rubicón”, son expresiones que dan cuenta de algo que ha faltado en la Política venezolana. El 16 de julio del 2017 se dijo sería un punto de no retorno, los ciudadanos lo creyeron y acudieron masivamente, al final hubo retorno y todo terminó en elecciones, primero regionales y luego presidenciales, ambas de dudosa legitimidad. A comienzos del 2019, liderados por Guaidó, la oposición volvió a plantear un escenario de no retorno, esta vez parecía que si se estaba cruzando el Rubicón, que la oposición había decidido quemar las naves; luego de varios meses, de nuevo hay un retorno, una vez mas las elecciones parece serán la válvula de escape para un conflicto que trascendió los esquemas democráticos.

A la oposición venezolana le gusta citar a Mandela, Gandhi, incluso a Martin Luther King. Todos ellos quemaron sus naves, todos llegaron a puntos de no retorno. Incluso Simón Bolívar llegó a plantear el conflicto como una realidad de la que no se podía salir mirando hacia atrás. En Venezuela, quizás por aquello de la “viveza criolla”, se cruza el río con una cuerda “por si acaso”, se “lanzan los dados” pero si están marcados mejor, se queman algunas embarcaciones, pero no las propias. La oposición venezolana ha optado reiteradamente por el juego seguro, algo que es legítimo, el problema es cuando se les dice a los ciudadanos que se trata de una situación de no retorno, cuando se les hace creer que llegó el momento decisivo, para luego de decenas de víctimas terminar en el mismo lugar.

Un punto de no retorno no implica violencia o guerra civil, lo que si significa es firmeza, es mantener posiciones claves, es reconocer lo que no es negociable. La oposición venezolana se ha caracterizado por mantener una estrategia de conservar cuotas de poder, lo que consciente o inconscientemente ha desembocado en una cohabitación. Quizás la última vez que los ciudadanos volvieron a creer que cruzaban el Rubicón fue a comienzos del 2019, un rostro fresco en la política venezolana bastó para superar las dudas que se ciñen sobre la mayoría de los dirigentes. Meses después, no tanto por la ausencia de logros palpables por la población, sino por la posibilidad cierta de desandar la ruta del no retorno, los ciudadanos han perdido de nuevo la esperanza de un cambio real.

Elecciones, otra vez

Cuando se aproxima una guerra se dice que se escuchan los tambores de guerra, cuando se trata de algún posible levantamiento militar se hace referencia el ruido de sables. Al igual que en esos casos, debería existir una expresión que anuncie la llegada de nuevas elecciones. Quizás hasta ahora no se haya acuñado porque en cualquier país los procesos electorales son algo normal, continuo, y por lo tanto predecible en cuanto a que tendrán lugar cada cierto tiempo determinado. En Venezuela esto no es así, las elecciones son un comodín, una válvula de escape a las presiones sociales, y por lo tanto pueden ocurrir en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia.

Las actitudes de los dirigentes políticos, la reaparición en Twitter de quienes defienden las elecciones, las declaraciones recientes de la Unión Europea, la incierta posición del Gobierno de Estados Unidos con el cambio de su asesor de seguridad, son todos elementos que hacen pensar que la estrategia seguida durante el primer semestre del año cambió. No sería la primera vez que luego de una alta conflictividad social las elecciones aparezcan como una tabla de salvación. Pero ¿en este caso serían una tabla de salvación para quién? ¿Para un régimen acorralado financieramente, para una estrategia opositora que no logró el quiebre militar, para una comunidad internacional entrampada diplomáticamente?

La respuesta a la interrogante anterior es: a todos les sirve la tabla de salvación electoral. Si, las elecciones en principio le servirían al régimen para relegitimarse, si ganan. Si, las elecciones le sirven a la oposición para finalmente derrotar al régimen, si ganan. Si, las elecciones le sirven a la comunidad internacional para salir del atolladero diplomático en el que se encuentra, sin importar quien gane. Claro que en la comunidad internacional algunos quieren que gane el régimen, y otro que gane la oposición, pero lo más importante es que disminuyen los riesgos de tener dos presidentes en un mismo territorio. Las elecciones son entonces una salida diplomática a la parte diplomática de un conflicto.

El problema de una salida diplomática es que la situación en Venezuela es de una crisis que poco tiene de diplomática, es humanitaria. Unas elecciones es una apuesta muy alta donde se juega el todo o nada, en donde de ganar el régimen se destinaría a toda una población a continuar en la barbarie. En ese sentido, la única manera que la decisión de ir a elecciones luzca racional por parte de la oposición es que las condiciones estén garantizadas, y eso, según los expertos, puede llevar meses. Sino están esas condiciones, ¿tiene sentido que la oposición juegue la carta electoral? Para una oposición que considere que llegó a su techo, la respuesta es sí.

Lamentablemente esa ha sido la actitud en el pasado, cuando se considera que una ola llegó a su máximo se apelaba a las elecciones, incluso con la convicción de no ganar se esperaba mantener alguna cuota de poder. En esos ciclos se la ha pasado la vida a los venezolanos durante los últimos años. Cómo romper ese ciclo es quizás la interrogante más importante de las próximas semanas. Asumiendo que los escenarios son “salida forzada” o “salida electoral”, y que el primero está descartado por ahora, ¿cómo enfocar todas las energías en la segunda? La respuesta pasa por cambiar la manera como se ha planteado en el pasado, y eso es que la salida electoral sea un punto de convergencia y no de fractura.

Para que lo anterior ocurra los primeros responsables son los Partidos Políticos, si dejan de lado el chantaje electoral de los últimos años (“vota por mi porque no tienes más opción”), si logran ceder espacios a actores que trasciendan los límites partidistas, si apartan la arrogancia que algunos de sus dirigentes han adquirido, quizás se logre generar la fuerza suficiente para que sin importar las condiciones las elecciones se conviertan en un acto que realmente rete al régimen. Pero para lograr lo anterior se necesita emocionar, se necesitan verdaderos liderazgos, capaces de convertir una sociedad desarticulada en una fuerza social indetenible. ¿Tendrán esa capacidad?